miércoles, 8 de julio de 2015

Calidad de la educación en Colombia se rajó: 5 puntos sobre 10

Para lograr que en diez años Colombia sea el país más educado de América Latina, como es el objetivo del Gobierno, se requiere que todos los colegios, el personal docente, los estudiantes y los padres de familia sumen esfuerzos para que, en una escala de 1 a 10, primaria tenga un promedio de 7,01; secundaria, 7,41 y la media, 7,06.
Este miércoles, durante el lanzamiento del Día E o Día de la Excelencia Educativa, el presidente Juan Manuel Santos reveló las cifras que permiten saber cómo está el país en materia de calidad educativa, y de paso anunció estímulos para que docentes, directivos y personal administrativo de planteles cumplan metas mejorando desempeño.

De acuerdo con las evaluaciones hechas mediante el Índice Sintético de la Calidad Educativa (Isce), que mide indicadores como desempeño y mejoramiento en pruebas Saber, tasa de repitencia y ambiente escolar, Colombia está así: primaria 5,13; secundaria, 4,9, y media, 5,53.
El informe mostró también que ninguna región alcanzó los seis puntos de calificación. La Andina, que es la de mejor desempeño, obtuvo 5,3 puntos, la Pacífica logró 4,7, la Orino-quía llegó a 4,6 puntos, la Amazonia cerró con 4,4 y la Caribe resultó ser la de peor desempeño general, con un escaso 4,3.
Para la ministra de Educación, Gina Parody, los resultados reflejan el rezago educativo por el que atraviesa el país, particularmente en el Caribe y la Amazonia, y considera que en estas regiones los desafíos están concentrados en el fortalecimiento del capital humano de los colegios y en la mejora de su infraestructura.
De igual forma –asegura la jefa de la cartera educativa– se revisarán las estrategias de mejoramiento que deben desarrollarse en estos territorios, cuya meta para finalizar este año es que la región Caribe llegue a un punta-je de 4,5 y la Amazonia, a 4,4.
Xi-mena Dueñas, directora del Icfes, atribuye los bajos resultados de estas regiones a que son zonas dispersas, hecho que es muy evidente en la Amazonia.
La funcionaria considera que no puede desconocerse su difícil contexto social. De hecho, este coincide con el informe de pobreza revelado por la Presidencia, en el que esta región muestra los niveles más altos.
No obstante, Dueñas aclaró que Vaupés y Guainía aún no han registrado ante el Ministerio de Educación sus resultados en el Isce, lo que afecta el puntaje de toda la región.
La ministra Parody igualmente llamó la atención sobre el desempeño de la Orino-quía, que aunque obtuvo un índice de 4,6, dos de sus secretarías de Educación arrojaron puntajes superiores a 5. Se trata de Yopal, con 5,27 y Villavicencio, con 5,25.
Por el contrario, la Secretaría de Educación de Vichada obtuvo el más bajo puntaje (3,76), lo que a juicio de Parody impone retos enormes a la región.
Hay mucho por hacer
Sergio Fajardo, gobernador de Antioquia, considera que el país está recorriendo el camino correcto hacia la excelencia educativa. “El Isce nos pone una línea de base para medir la educación, que no se centra solo en las pruebas de Estado y que está enfocada en el mejoramiento”, dijo.
Fajardo advirtió que el país tiene una historia de profundas desigualdades que se reflejan en el rezago del sector educativo y pidió tener en cuenta que cada territorio tiene su propia historia y necesidad.
Por otro lado, Francisco Cajiao, académico, ex secretario de Educación de Bogotá y actual rector de la Fundación Universitaria Cafam, consideró “positivo” el esfuerzo del Gobierno por tener listo un medidor tan completo en un tiempo récord de ocho meses.
Sin embargo, consideró que aún es temprano para emocionarse demasiado con el Isce. “Debemos enfocarnos en la meta –señala– que se espera cumplir dentro de un año. A partir de ella nos daremos cuenta si lo que el Gobierno propone para el 2025, que es llegar a promedios de 7, es sensato”.
Aun así, aclaró Cajiao, el solo hecho de plantear este debate en la sociedad constituye un progreso.
En cuanto a la medición de las regiones, Cajiao pidió no acostumbrar al país a verla como una carrera de caballos. “No es válido, por ejemplo, hablar de que a la Andina le va mejor, porque es muy grande y diversa y no se puede comparar a todas sus ciudades y departamentos; o decir que un colegio es mejor que otro. Lo acorde es entender el índice como un termómetro de la situación sobre la que hay que sacar diagnósticos acertados, desde sus cuatro aristas”, puntualizó el experto.
En eso coincide la directora del Icfes, quien agregó que a los contextos sociales distintos hay que sumar el hecho de que cada nivel educativo también lo es; esa es la razón por la cual se elaboraron tres Isce: uno para primaria, otro para secundaria y otro para la media.
“Es más fácil –afirmó Dueñas– desarrollar estrategias por nivel.Las mejoras deben ser puntuales, no generales”, explicó.
Tanto Parody como Dueñas coincidieron en que el desafío real para cumplir el objetivo de ser el país más educado de América Latina está dentro de las aulas, en el rol de los profesores y en lo que estos enseñen a sus estudiantes.
Región Andina, con mejores resultados
La región Andina tiene el índice de calidad más alto de Colombia. En una escala de 1 a 10 logró 5,3 puntos, y Zipaquirá es el municipio con el puntaje más alto del país, con 6,69, seguido por Tunja (6,44), Mosquera (6,42), Chía (6,37), Duitama (6,32), Florida-blanca (6,32) y Envigado (6,32).
De este territorio, la jefe de la cartera educativa indicó que Turbo, en Antioquia, es el municipio que se enfrenta al mayor reto, pues tiene un puntaje de 3,99.
En la región del Pacífico solo seis de las 16 secretarías de Educación tienen un puntaje superior a 5. Son ellas: Ipiales (5,64), Tuluá (5,63), Pasto (5,58), Pal-mira (5,52), Popayán (5,41) y Cartago (5,08).
Las secretarías cuyos índices están por debajo de 4 y se enfrentan a los mayores retos son: Buenaventura (3,87), Chocó (3,82), Quibdó (3,69) y Tumaco (3,48).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada